Comunidad se une en 1962 a plantar árboles y convierten desierto en un bosque de vida

La regeneración de la superficie beneficia a todo el que interactúa con ella.

Gracia a los incansables esfuerzos de varias generaciones de agricultores chinos, esta ha pasado de ser una tierra con poca capacidad de producción a una con un alto potencial de fertilidad. Debido a ello se ha calificado a Saihanba como un milagro.

En la actualidad se encuentran espacios dentro del planeta con características similares a las de Saihanba. Lo que permite pensar que las técnicas aquí desplegadas podrían implementarse para recuperar el ecosistema degradado.

Las posibilidades de que una tierra árida en toda su extensión se convierta en una totalmente fértil, es una idea que motiva la mayoría de los pensamientos ecologistas. Por esa razón, el 24 de agosto del presente año la misma recibió una visita de inspección por parte del presidente chino.

Unos cuatro siglos atrás, Saihanba era considerada una reserva con grandes cantidades de recursos forestales y con gran variedad de flora y fauna. El agradable clima era uno de sus elementos más atractivos, pues sus veranos eran frescos.

Lamentablemente, la tala y quema de sus áreas boscosas, poco a poco la fueron convirtiendo en una zona árida.

Junto con la desaparición de la barrera del bosque, las tormentas de arena se adueñaron de la zona con sus ineludibles consecuencias a nivel ambiental. En 1962 se dieron los primeros pasos a fin de establecer la Granja Forestal Mecánica Saihanba, lo que traería como resultado la disminución significativa de aquellas tormentas que tanto deterioro causaron, gracias a la plantación de una importante cantidad de árboles.

El proceso de plantación.
El proceso de plantación.
El proceso de plantación.

El clima extremo, tanto de altas como de muy bajas temperaturas representaron un verdadero obstáculo a la hora de emprender este proyecto. Así mismo, no contaban con las herramientas que se requieren en este tipo de trabajo.

Miles de árboles plantados.

Por tanto, no existía ningún tipo de garantía cuando de la vivencia de las recientes plantaciones se trataba. Sin embargo, los esfuerzos conjuntos de tres generaciones no tardaron en ver los resultados, pues Saihanba no solo se regeneró, sino que actualmente es conocida como el nuevo paraíso verde.

La transición de una zona desértica a un paraíso verde, solo fue posible gracias al esfuerzo conjunto de aquellos quienes les parecía inconcebible la pérdida de esta gran reserva y sus recursos. Su superficie reforestada ha sido elevada hasta un 80 %, y no solo eso, sino que anualmente, se obtiene la purificación de más de 136.000.000 de metros cúbicos de agua.

Cuando se escucha la expresión Espíritu Saihanba, se está hablando de trabajo arduo, de no dejarse ganar por las adversidades, y de no detenerse por nada en la creación de nuevas ideas. Por esta razón, a la comunidad de Saihanba se le adjudicó el honor de ser Campeones de la Tierra en 2017.

Las iniciativas de transformación de áreas sin fertilidad a zonas con elevada capacidad de producción y repoblación para lograr que la tierra sea un paraíso verde, ha visto sus resultados, no solo en el progreso medioambiental, sino que ha tenido un impacto positivo en el crecimiento del turismo en la zona.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias