Ambiental

Plantarán 3 mil millones de árboles en Europa para detener el cambio climático

La iniciativa europea busca detener la pérdida de la biodiversidad para el 2030, también buscan la reducción del 50% del uso de pesticidas .

Como proyecto a largo plazo la Unión Europea ha propuesto una nueva estrategia para detener la devastación de la biodiversidad, esta iniciativa viene marcada por los acontecimientos llevados a cabo por culpa del Covid-19.

“El Covid-19 está creando conciencia sobre los vínculos entre nuestra propia salud y la de los ecosistemas” y de que el riesgo que existe en “la aparición y propagación de afectamientos infecciosos aumenta a medida que se acaba con la naturaleza”, aclara el documento.

El proyecto tiene como meta el año 2030 y propone la plantación de tres mil millones de árboles, la reducción de los pesticidas en un 50%, invertir la pérdida de polinizadores, incrementar la agricultura ecológica para alcanzar el 25% del total de la tierra agrícola y aumentar la protección de las áreas marinas. Todo esto claramente acompañado de un ambiente favorable para la utilización de energías renovables y la reducción de la contaminación Atmosférica. Algunos de los objetivos serán propuestos en el 2021, esto sujeto a una evaluación.

La Unión Europea reconoce que no se ha logrado proteger la naturaleza de forma completa, en la actualidad se cuentan con leyes que se supone facilitarían su protección pero aun son algo blandas o muy superficiales. Por esta razón Europa planea darle la vuelta a esta situación en 10 años, mediante la restauración de ecosistemas ricos en carbono, ayudando a que los hábitats de diversas especies no muestren deterioro y al menos alcance un 30% de conservación favorable.

Algunas de estas iniciativas chocan con la falta de gobernanza general, y es en este caso que el científico del CSIC, Fernando Valladares, encuentra la mayor dificultad para lograr avanzar.  “Están evitando entrar en el quid de la cuestión, en el problema socioeconómico. Los políticos van podando todo y se queda algo que vale como introducción, pero nada más”. Advirtió que la propuesta formula el desarrollo del marco en el que se examinara el progreso de estas iniciativas y se implementaran las medidas correctivas. La Comisión evaluará el progreso y la idoneidad de ese enfoque 2023, y estudiará si es necesario una normativa vinculante.

La iniciativa deja un capitulo completo a la degradación que han tenido los bosques, por esto es enorme el desafió que tiene el continente Europeo y el mundo. Su preservación es prioridad ya que es uno de los sumideros que evita los gases de efecto invernadero por el exceso de dióxido de carbono.

Se precisa incrementar su “cantidad, y resilencia ante fuegos, sequías y otros afectamientos posibles que aumentarán con el cambio climático”. En este sentido, la UE propondrá en 2021 una estrategia de bosques que incluirá una hoja de ruta para plantar al menos tres mil millones de nuevos árboles para 2030.

El manifiesto indica que es prioridad resguardar el 30% de la tierra y el 30% de las áreas marinas, un 4% y un 19% más en comparación con los entornos de este tipo que cuentan con figuras de salvaguarda en la actualidad. Solo el 3% de la tierra y menos del 1% de las áreas marinas están estrictamente protegidas en la UE. Se propondrán actuaciones de restauración en como mínimo 25.000 kilómetros de los ríos que corren libremente.

50% menos pesticidas Quimicos

Los esfuerzos de la Comisión Europea en biodiversidad también se centraran en la disminución del 50% de uso de pesticidas químicos para 2030. La propuesta debe ser respaldada por la plena implementación de la Iniciativa de Polinizadores de la UE de 2018. Por lo mismo se necesita abril el campo a la recuperacion de animales salvajes, plantas y polinizadores, se necesitará de forma “urgente recuperar al menos el 10% del área agrícola” recuperando su alta diversidad. Para ello, “al menos el 25% de las tierras agrícolas de la UE deben ser cultivadas orgánicamente para 2030”.

Algunos de los objetivos que aun se ven algo lejos son la media de superficie agrícola ecológica en la UE en 2018 era de un 7,5% del total del terreno cultivado, según los últimos datos de Eurostat. Austria, con un 24%, se posiciona en primera posición y España con un 9,3% aparece en la duodécima, aunque es el primer país de la UE en superficie ecológica y el cuarto del mundo. Sin contar con la disminución de la diversidad genética que también debe revertirse para facilitar la reproducción de variedades nativas y métodos tradicionales de cultivo. Con el tiempo se logrará hacer desaparecer los pesticidas de áreas sensibles como las zonas verdes.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *