Animales

Recolector boliviano recoge, cura y rescata perritos abandonados en la basura

Luego de un terrible accidente que lo dejó en coma durante 6 meses y con un afectamiento físico de por vida, el boliviano Miguel Ángel Condori regresó al mundo con una misión y es dar hogar a perros y gatos abandonados en la basura.

Miguel Ángel Condori es un boliviano que luego de un terrible afectamiento regresó a este mundo con un nuevo propósito, y es dar una segunda oportunidad a los perros y gatos abandonados en la basura.

“Uno no sabe a qué viene a la vida, dicen, entonces creo que tal vez mi propósito es cuidar a la creación de Dios”, esto comentó el hombre de 41 años, trabajador de la empresa municipal de aseo urbano de La Paz.

Su humilde hogar está ubicado en el barrio paceño de Alpacoma, el cual tiene una vista única de la ciudad ademas de su amplio patio por el cual corretean y juegan, sin contar con que recibe un centenar de palomas que saben que siempre tendrán comida.

Mientras tanto se escuchan los ladridos de Camila, Toby, Blanca, Pelusa y Perla, entre otros, que demuestran que hay mas de un perro en casa, solo que aun no es su turno, primero alimentamos a las palomas.

Se puede ver como las aves disfrutan de su comida, Rocky, un gato de colores amarillo y naranja se pasea por todo el patio y kiro, otro felino, disfruta de una reconfortante siesta a la sombra de una carretilla.

Los gatos obedecen a Miguel Ángel en todo momento especialmente cuando se les pide que entren a su habitación, esto para dar a la oleada de colas y hocicos que llegan muy emocionados a saludar a los visitantes.

En general los hay cafés, negros, blancos o con manchas, algunos de pelo corto y un par de “ch’apis”, como suelen llamar a los perros peludos en Bolivia.

Debido a las secuelas del afectamiento de Miguel Ángel, camina arrastrando un poco la pierna derecha, según los especialistas esto es debido al impacto en la cabeza que recibió mientras trabajaba.

“Después de que salí del coma estuve medio año como vegetal en mi casa, mi esposa no pudo cuidarme, me ha dicho ‘anda con tus papás, no te voy a poder cuidar’ y por eso me separé”, contó el humilde hombre.

Al quedarse solo, se refugió en los animales. Inició cuidando gatos, para luego pasar alimentar a los perros callejeros de su zona.

Fuero seis perros los primeros afortunados en ser parte de la familia Condori, quienes tuvieron que cambiar de casa, porque los dueños no permitirían que los animales se quedaran.

Encontró un lugar perfecto para su creciente familia que luego se hizo mas grande mientras el recorría el basurero y los encontraba desechados como basura.

“Lo que me da pena es que los meten al contenedor en bolsas, amarradas sus patitas, hocicos cerrados, como para que nadie sepa que hay un perrito ahí”, lamentó.

“La gente es una porquería”, exclamaba el trabajador mientras explicaba como se deshacen de estas pobres criaturas, en especial de las hembras, esto por querer evitar problemas mientras están en celo.

Su labor se hizo bastante conocida, al punto que los vecinos le dejaban animales a su cuidado, o sus mismos compañeros de trabajo le entregan los que hallan en la basura.

Como por ejemplo Milagros quien fue bautizada con este nombre luego de que se salvara de ser apl4stada por un camión de basura.

También el caso de Keila, una mestiza blanca con tono café que fue encontrada en una alcantarilla.

También cuenta con un gran numero de palomas que por lo general son cuidadas y protegidas en improvisadas casa de cartón.

Por su parte lo único que siente es agradecimiento a quienes ayudaron a darle una vida digna a sus animales, ya sea con comida o gastos médicos.

Las enternecedoras imágenes se difundieron rápidamente en las redes sociales cosa que ha permitido tener nuevos apoyos fuera del país, por ahora el hombre afirma que continuará rescatando animales mientras tenga vida.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *