Animales

El cangrejo de sangre azul será el más afectado por la producción de la vacuna contra el Covid-19

En plena carrera por encontrar la cura para el coronavirus, Estados Unidos se niega a usar sustancias sintéticas y no dejará de experimentar con estos animales.

Estas increíbles criatura de caparazones cobrizos por lo general habitan en la playa. Pasean entre las olas en ocasiones confundidos con tortugas marinas. Pero al colocarlos boca arriba la transformación es total, sus cinco pares de patas y su pincho lo hacen un temible animal que tiene más en común con los arácnidos que con sus similares los crustáceos.

Lo que nadie pensó es que para esta especie la llegada del Covid-19 sería tan mala noticia como para los humanos, a pesar de estar en la lista de animales vulnerables, seguirán siendo los conejillos de indias en las pruebas para el desarrollo de una posible v4cuna.

La razón por el momento es el íquido que circula en el organismo de color azul que tiene la clave de un robusto sistema inmunológico de fósil viviente, son pocas las especies que hoy en día tiene tanta información genética ya que es poco lo que han cambiado durante millones de años lo que les ha permitido sobrevivir a diversos cataclismos. Por esta razón desde 1956 un científico estadounidense a buscado descubrir su gran secreto, lo que se convirtió en su maldición.

Con estos parientes lejanos de las arañas se hacen pruebas de endotoxinas a todos los inyectables.

El investigador Frederik Bang encontró que la sangre (hemolinfa) de estos cangrejos contiene hemocianina,  una proteína rica en cobre que se vuelve azul al contacto con el oxigeno, ademas de unas celulas conocidas como amebocitos que al detectar la presencia de toxinas de bacterias provocan la coagulación del líquido corporal. Y como pensaba Bang estas cumplían la función de inmovilizarlas e impedir que contaminen al organismo.

Luego de Veinte años  la Universidad Johns Hopkins se ha valido de estas investigaciones y dos de sus investigadores han diseñaron el lisado de amebocitos de Limulus o LAL, convertido en el test estándar en farmacología para verificar la seguridad de medicamentos inyectables, vacunas, prótesis e implantes.

Como es el procedimiento

Millones de especímenes han sido captados en las ultimas décadas y los laboratorios se han encargado de extraerles un 1/3 de su sangre la cual es comercializada por 15.000 dolares el litro.

Se toman a los cangrejos, luego se inmovilizan, se les hace un agujero en el corazón con una aguja y sacan el liquido corporal. Después de 72 horas son devueltos al mar. Se supone que en una semana recuperan el volumen de líquido normal pero un gran porcentaje no resiste el procedimiento.

Se calcula que en 2018 se tomaron unos 464.000 ejemplares adultos y según la Comisión de Pesca Marina de los Estados Atlánticos, unos 50.000 acaban sin vida tras ser devueltos al mar, pero los grupos conservacionistas afirman que la cifra es mas alta y sería de 130.000 también comentaron que luego de esta intervención las hembras tiene problemas para reproducirse.

La temporada de apareamiento puede observarse en Delaware, donde están las mas grandes poblaciones de estos quelicerado también conocido como cangrejo cacerola o bayoneta. El proceso es bajo el agua, y se puede ver como uno o varios machos se acoplan a la hembra y esta cava un agujero en la arena para depositar los huevos que luego son fertilizados por el macho.

Por razones desconocidas esta especie solo vive en el atlántico Norte (de Maine a Yucatán) y varios países de Asia oriental. Por el momento es una especie declarada como vulnerable.

En la actualidad su numero se ha disminuido dramáticamente en el ultimo siglo, esto consecuencia de la contaminación, pérdida de su hábitats naturales y la pesca ya que son utilzos como cebo) por eso en el momento se han lanzado varias campañas de protección y conciencia para su cuidado ademas de solicitar la sustitucion de pruebas LAL ya disponibles.

Pero la Farmacopea Europea organizacion ligada al Consejo de Europa que establece las normas de calidad para la fabricación de medicamentos ha dado via libre al Factor C recombinante (rFC), la alternativa sintética a los extractos del animal, como prueba de calidad válida, cosa que estados unidos se niega a aceptar.

“Dada la importancia de las pruebas de endotoxinas para la protección de los pacientes, el comité decidió que finalmente era necesario contar con más pruebas prácticas”, le explicó la Farmacopea de EE.UU. (USP) a la agencia Reuters.

Esta decisión se ha tomado en el auge y el afan por encontrar la cura para el Covid-19. “Es una locura que en plena pandemia vayamos a depender de un extracto de un animal salvaje”, ha lamentado en The New Tork Times Ryan Phelan, responsable de Revive and Restore, un grupo de ONGS por la conservación del cangrejo herradura.

Por el momento la población de cangrejos esta estable. Pero tratar de probar y fabricar las nuevas inmunizaciones necesitará de grandes cantidades de estos animales, pero las empresas que desarrollan los test LAL no existe riesgo de desabastecimiento, el posible costo de la cura podrían ser millones de ejemplares de este maravilloso animal marino, uno de los mas antiguos en la tierra.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *