Animales

Renunció a su trabajo para pasar casi dos meses buscando a su perro perdido

Este hombre dejó su empleo para iniciar su búsqueda.

Por lo general los perros son criaturas muy traviesas, curiosas y en ocasiones causan algunas preocupaciones a sus dueños. Este es el caso de un perrito que se perdió en la región de Montana, Estados Unidos, Carol y Verne King son los compañeros humanos de Katie.

Todo pasó luego de una carrera de autos, la pareja de adultos mayores regresaba al hotel de perros pero se encontraron con la noticia de que su querido perro había desaparecido.

Al parecer ese día hubo una tormenta eléctrica por lo que se presume que se asustó y huyó desperado en ese extraño lugar donde estaba, el encargado del hotel asegura haber visto un perro muy ansioso por salir, pero no hicieron nada.

Esta área de Montana es bastante extensa, además de tener grandes bosques y campos, por lo que encontrarla no sería nada fácil, pero ellos no estaban dispuestos a rendirse.

A toda esta situación se sumaba que a Crol King no le permitían ausentarse en su trabajo por lo que tomó la decision más acertada y prefirió su familia en esta caso su perrita Katie e iniciaron la búsqueda.

Por mas de mes y medio la pareja no descansó de buscar por los alrededores hasta compraron equipo especial de rastreo: gafas de visión nocturna y cámaras de detección de movimiento.

Todas las noches yendo a la cama, era lamentable para ellos. ¿Ella pasará frío? ¿Ella pudo comer hoy? Nos entristeció» señaló Carol King.

La pareja había trabajado como agentes, esto les permitió tener experiencia en el rastreo de su mascota. Además de que se valieron de cualquier método, hasta el de poner carteles en los postes.

Luego de mes y medio ya con poca esperanza sonó el celular de la Sra.King al parecer un vecino había visto a Katie en su patio, sin poder creerlo alistó sus cosas rápidamente y muy feliz salió en su búsqueda, cuando llegaron ya no estaba así que exploraron los alrededores.

Con angustia gritaba su nombre en el bosque, cuando de pronto corrió hacia ella su adorable mascota y le dio lamidas de amor. Se encontraba bastante sucia lo que poco le importó a su dueña quien la abrazó tan fuerte que no la soltó hasta el momento de volver a casa.

Después de comer y beber algo de agua Katie se acostó en el asiento delantero, estaba algo delgada había perdido al menos 5 kilos que muy seguramente recuperará con los cuidados de su familia.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *