Animales

Perro es encontrado en medio de un lago completamente congelado

La situación se dió en el lago Muskegon, el cual se encuentra ubicado en Michigan, EE.UU.

Nadie sabe como hizo el perro para llegar hasta ese lugar, o si había sido una persona la que lo dejó allí y escapó.

La tripulación del barco Barbara Andrie había pasado un largo día navegando. Despertaron en la madrugada para navegar hasta el puerto Milwaukee, de vuelta, casi a las 8 de la noche escucharon un extraño ruido proveniente del lago congelado.

Un perro se encontraba ladrando muy fuerte con el fin de llamar la atención de alguien que pudiera ayudarlo.

“Tengo que decir que mi corazón casi se hunde”, dijo el capitán del barco. “Casi pensé que lo arrollé al principio”. Pero cuando miró hacia atrás, estaba el perro, todavía en su pequeño pedazo de hielo flotante.

A pesar de que la tripulación se encontraba bastante cansada, y querían llegar a casa pronto para descansar, decidieron tomar acción sobre la situación.

«Todos decían: ‘No hay duda, vamos a recogerlo’. No íbamos a dejarlo ahí afuera. No hay forma. Íbamos a recogerlo», aseguró el capitán del barco al medio local MLive.

Así que el capitán retrocedió el barco lentamente y cuidadoso de que no fuera a quebrar el hielo donde estaba el pequeño perrito. Cuando se acercaron lo suficiente, los tripulantes usaron un gancho con una cuerda para agarrar el pedazo de hielo y jalarlo hasta el barco. En un tenso momento el perro se deslizó y callo al agua helada, afortunadamente pudo volver a subirse, según contó el capitán.

«Se notaba que tenía frío y miedo y no sabía a dónde ir ni qué hacer», dijo Wellington. «Estaba en su pequeño trozo de hielo que podía sostener su peso, lo que, sinceramente, era lo mejor que podía hacer».

Luego de casi media hora, la tripulación finalmente logró rescatarlo.

Además de empapado y con frío, Max se encontraba muy agradecido con la tripulación, movía su cola y daba lametazos de gratitud a sus rescatistas. Los hombres enseguida le brindaron comida.

Luego de terminar su comida y recuperar el calor corporal, la tripulación se percató de que en su collar había un numero de celular, llamaron y la persona que contestó les afirmó que lo había perdido hace 36 horas y que incluso había publicado en Facebook para lograr dar con él.

«Creo que estaban algo sorprendidos», afirmó Wellington cuando los dueños del perrito se enteraron del rescate.

Finalmente Max regresó con sus dueños los cuales están más que agradecidos con los miembros de la tripulación por haber rescatado a su fiel compañero.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *