Joven elabora refrigeradores que no necesitan energía y los da a su comunidad

El profesor Mohammed Bah Abba ayuda a los agricultores a conservar sus productos y reducir el desperdicio de alimentos de forma indirecta, gracias al sistema de enfriamiento Pot-in Pot. Él mismo también ha contribuido a limitar los riesgos para la salud ocasionados por los alimentos en descomposición.

Diseñado en 1995, este extraordinario invento ha tenido mayor utilización en los últimos años. El frigorífico Pot-in Poth o mejor conocido como Zeer ha dejado la senda del olvido.

Dos vasijas de barro de distinto tamaño pero sin variación en la forma, se encuentran colocadas una dentro de la otra. El espacio entre las dos se llena con arena humedecida. La comida se coloca en una olla en el interior tapada con un paño húmedo.

Photograph by Tomas Bertelsen, Rolex Awards

Este frigorífico debe permanecer en un lugar fresco y ventilado, mientras que las leyes que rigen la termodinámica hacen el resto. La humedad de la arena se evapora gradualmente, esto logra que el calor del recipiente interno disminuya, enfriando el contenido en su interior. Para garantizar su funcionamiento óptimo, solo se debe agregar agua a la arena dos veces al día.

Cada dispositivo puede almacenar 12 kilos de verdura por aproximadamente 20 días, esto según los datos de Science in África. Su producción es muy barata y su precio de venta está entre 2 y 4 dólares.

El sistema de refrigeración Pot-in-Pot aporta muchas ventajas en su uso, ya que se ha podido disminuir los casos de afectaciones en humanos relacionadas con el estado de los alimentos que permanecen por largo tiempo bajo temperatura ambiente.

Photograph by Tomas Bertelsen, Rolex Awards

Otros aportes positivos son los siguientes: la variedad en la dieta se garantiza, las ganancias de los agricultores se incrementa, la producción de estos frigoríficos genera puestos de empleo y se pueden almacenar remedios.

La idea es plantear su producción en el continente africano, siendo esta la parte del planeta donde más se necesita. Actualmente, en 11 estados de Nigeria, Mohammed Bah Abba ha podido distribuir macetas para este noble uso.

Mohammed Bah Abba ganó en el año 2000 los Premios Rolex para las empresas. En el año 2001, el frigorífico Pot-in-Pot fue galardonado por el Concurso Shell para el Desarrollo Sostenible.

Photograph by Tomas Bertelsen, Rolex Awards

Esta antigua técnica fue sacada del olvido por Abba y ha atraído el centro de atención de organizaciones internacionales y revistas interesadas en la problemática de la conservación de los alimentos sin energía eléctrica.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias