Peruano desarrolla ‘atrapa nieblas’ que obtienen 400 litros de agua cada una al día

Las precipitaciones anuales en Lima no superan los 10mm, por esa razón, la capital peruana es considerada una de las ciudades más secas del planeta. Esta situación no deja sin efecto a las comunidades que tienen mayores problemas económicos. Se estima que 2 millones de personas en esta hermosa ciudad, no tienen acceso al preciado líquido.

Ante la falta de soluciones oficiales, se han logrado alternativas de consideración. Veamos una de ellas, propuesta por Abel Cruz Gutiérrez, quien ha padecido en carne propia los efectos de la falta de agua.

Las mallas logran capturar el preciado líquido, aprovechando la neblina que cubren los cerros durante gran parte del año.

Estas mallas de 6 x 4 metros, captan micropartículas que componen la niebla. Las mismas, por su ínfimo tamaño no pueden precipitarse. Al impactar con la malla se convierten en gotas de agua, que se va almacenando o se entrega a los usuarios.

Con este sistema se benefician hasta 500 familias con el preciado líquido, lo que permite capturar alrededor de 10.000 litros.

Por su sencillez, este sistema ha sido implementado en otras partes del mundo. Zonas de altas temperaturas, como el desierto de Atacama en Chile, Neguev en Israel, varias partes en Ecuador, Guatemala, Nepal y las islas Canarias.

Abel Cruz Gutiérrez es el presidente de la asociación de peruanos sin Agua. Este núcleo nació en el 2005 y ha logrado captar la atención de las autoridades, para poder dar con una solución al problema. Gutiérrez se define a sí mismo como un “cazador de nubes”.

De vocación dirigida al cuidado del medio ambiente, además alcanzó la meta de ser ingeniero ambiental, con un ímpetu contagioso en la búsqueda del preciado líquido para mejorar la calidad de vida y crear modelos sustentables afines a la materia, y que puedan aplicarse en otras partes del mundo.

El agua proveniente del atrapa nieblas ha sabido ser bien aprovechada por la población cuyo medio de subsistencia es la agricultura.

Hace unos 10 años atrás, solo se podía observar un cerro sin ninguna posibilidad de ser habitado, por su terreno árido. Gracias a la existencia de los atrapa nieblas, no solo ahora es un lugar propicio para la siembra, sino que el proyecto ha adquirido mayores dimensiones de las esperadas.

El letrero del atrapa niebla cita de un proverbio árabe que reza: “Toda promesa es una nube, pero los hechos son la lluvia”. Pese a que la lluvia ha mermado en los últimos años, las nubes no han dejado de estar en el cielo, es decir, las promesas se han hecho realidad.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias