Señor invidente y su amigo sin brazos lograron plantar un bosque de 10 mil árboles

10 mil árboles fueron sembrados por dos inseparables amigos con condiciones especiales.

Con el propósito de dejar un legado JiaHaixia y JiaWenqi, uno invidente y otro con ausencia de sus extremidades superiores, no han permitido que estas condiciones les impida hacer un extraordinario aporte al ecosistema

La capacidad de integrarse entre ambos ha dejado boquiabiertos a más de uno. Aunque ambos fueron afectados por la discriminación laboral porque la gente se concentraba en sus “limitaciones físicas” y no en su capacidad de reinventarse.

Cuenta JiaHaixia en un episodio vivido en casa: “Mi hijo llegó un día a casa y me dijo: ´Papá, olí una naranja cuando otro niño la estaba pelando y casi pude saborearla. Pude sentir lo que mi hijo me contaba, que ni siquiera podía comerse su propia naranja. Esto me motivó para seguir viviendo”. Indicó Jia Haixia quien desde el año 2000 es invidente.

En compañía de su entrañable amigo, Jia Wenqi quien, pese a no contar con ambos brazos, son indetenibles en su meta de repoblar de árboles tres hectáreas que se encuentran en las inmediaciones de la provincia de Hebei. Este proyecto no solo persigue la mejora de la fauna en esa zona, sino que también busca dejar a sus hijos un mejor lugar para vivir.

Han logrado la siembra de 10.000 árboles en un periodo de 12 años y todo esto con la colaboración del gobierno, quien les financió esa extensión de terreno que en un principio pagarían, pero luego, fueron exonerados. Ambos expresan, “somos buenos socios” de un proyecto en que, como dice Haixia: “Yo soy sus manos y él es mis ojos”.

Sus instrumentos de trabajo solo son un martillo y una barra de hierro, y para llegar al área de trabajo, tienen que cruzar el río. Para lograrlo, Haixia se sube a la espalda de Wenqi y al llegar a suelo seco, comienzan la reforestación. Como no cuentan con los medios para invertir en la compra de árboles, se valen de los que ya están grandes, extraen los esquejes y los plantan.

Haixia es el que se encarga de elegir los esquejes que posteriormente siembra, ambas tareas las realiza con la ayuda de Wenqi, quien, además, se cerciora de que el sistema de riego realice la función esperada.

Están convencidos de que “aunque no logramos mucho en unas decenas de años, reconocemos nuestro esfuerzo”. Pese a ello, las orillas del río están protagonizadas por más de 10.000 álamos y sauces,y aún queda mucho trabajo por hacer mientras se apoyan mutuamente en pro de la misma meta.

Lamentablemente, en el mundo, los que son considerados como“héroes” no son precisamente personas como Wenqi y Haixia, sin embargo, es posible cambiar esta percepción y empezar a contemplar a quienes se encuentran entre nosotros como los verdaderos modelos a seguir. Esto independientemente de las valoraciones que hacen los medios y principales redes.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias