Se enfrentó a multinacional y ganó el proceso que le permite salvar a las abejas de la extinción

Leydy Pech en su defensa del medio ambiente y las abejas, no le teme a nadie.

En el año 2017 esta apicultora maya de Campeche, México, encabezó un enfrenntamiento legal sin precedentes. Era la primera vez que una comunidad indígena se oponía a Monnsanto, el gigante agroquímico.

La razón obedecía a que la multinacional, comenzó a sembrar soja de forma desmedida. Lo que llevó a la contaminación de la miel que producía la comunidad indígena, afectando la alimentación, el medio ambiente y la calidad de vida de los nativos.

Leydy es experta en la Melipona beecheii, una especie de abejas nativas que no tienen aguijón. Durante siglos los mayas han funcionado como expertos apicultores y tanto hombres como mujeres de la aldea de Hopelchén, tienen este oficio como forma de vida.

Desde el año 2000 se observa la incidencia de la trasnacional en la siembra de soja y que con permiso del gobierno de turno, se proliferaron por las zonas más fértiles de México.

Fue en el 2012 cuando la Dama de la Miel, decidió formar una coalición con un grupo de apicultores que se veían afectados por la llegada de la multinacional.

Esta determinación no era sencilla llevarla a cabo, por todas las implicaciones legales y los gastos que esto correspondía. Pech presentó una demanda contra el Gobierno para detener el cultivo de soja genéticamente modificado y la respuesta no se recibió inmediatamente, como ocurre con cualquier litigio. Después de tres años, la Corte Suprema reconoció que se deben realizar consultas previas a las comunidades indígenas, antes de permitir la siembra de semillas modificadas. 

Esto valió para que Pech recibiera el premio Goldman que está vinculado a las iniciativas del desarrollo sostenible. “La lucha histórica de Pech y la coalición establece precedentes en México, y es ya un modelo para otros movimientos de lucha indígena por la protección de sus derechos y la defensa y manejo de la tierra” mencionaron algunos de los patrocinadores del premio que reconoce anualmente a los ambientalistas de cada uno de los seis continentes habitados del mundo, premiando su activismo y su liderazgo ambiental.

El debate continúa, ya que trasnacionales como estas tienen mucha fuerza en su manera de lograr sus objetivos. Sin embargo, el ejemplo de Pech necesita ser copiado en otras comunidades, para garantizar un mejor país donde vivir y desarrollarse sin afectar el ecosistema.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias