Niña de 10 años construye huertos en jardines para regalar alimento a personas sin hogar

Hailey Ford es una joven fuera de serie con gran conciencia social.

En el condado de Kitsap (Washington), existe una niña que ha construido unas 11 pequeñas casas y sembrado alimentos con el fin de brindar ayuda a la gente de su comunidad que no cuentan con una vivienda digna.

La historia tiene su inicio en el momento en que Hailey, junto a su madre se topan por primera vez con un habitante de calle llamado Edward, al cual le regalaron un sandwich por petición de la pequeña. Para ese entonces Hailey contaba con tan solo 6 años.

Luego de un tiempo, también conocieron a un veterano llamado Billy Ray, sin embargo, en esa ocasión la madre le hizo ver lo limitadas que se encontraban como para ayudar a todas las personas que lo necesitaran, cosa que entristeció mucho a Hailey.

A partir de ese episodio, la niña se resolvió a sembrar el alimento que de otra forma, no podría darles a sus conocidos.

Antes de empezar, Hailey se documentó en agricultura, pues no contaba con la suficiente experiencia para empezar su proyecto. Comenzó en su jardín con dicha siembra, y al cabo de unos meses cultivó patatas, soja y zanahoria entre otras hortalizas, Billy Ray fue el primer beneficiario de muchos.

Sin embargo, no sería suficiente en vista de que Hailey quería ayudar a más personas, así que no pasó mucho tiempo sin que recibiera la ayuda de otros vecinos. Todo lo que se cultivaba, Hailey lo lavaba y empaquetaba para todo aquel que lo necesitara.

Sin la ayuda de Hailey y sus vecinos, estas personas no hubiesen tenido nada que comer, así que su agradecimiento es profundo, a tal punto, que se han hecho muy buenos amigos.

Sin embargo, esta pequeña no se conformó con solo darles algo qué comer, sino que también empezó la fabricación de unas cabañas pequeñas en donde estas mismas personas, además de tener alimentos, también tuvieran un techo apropiado donde vivir.

Ella le dijo a su mamá:”No pueden dormir en la calle. La gente necesita tener una casa”. Sin embargo, la Sra. Ford sabía que no es posible dar casa a todo aquel que necesite una. Pese a la incredulidad de su mamá, Hailey empezó a hacer lo que sería el hogar de estas personas.

A pesar de su corta edad, Hailey no se intimida ante el manejo de las herramientas al momento de construir. Recibió un descuento de la mitad de precio en los materiales, por parte de una tienda por departamento llamada Lowe’s.

La familia de Haley al ver la tenacidad de la niña le donó tela vaquera reciclada y madera, así como también el terreno para esta tarea. Las cabañas realizadas cuentan con un calentador.

La primera cabaña finalizada fue realizada por Hailey en compañía de unos 23 vecinos. Hailey de forma sorprendente maneja con confianza sus propias herramientas mientras construye sólidas casitas para los menos afortunados de su comunidad.

Esto la ha incentivado a no detenerse en el proyecto, y más aún, cuando Lowe’s se ha comprometido con ella en seguir aportándole el respectivo descuento en todos los materiales que requiera en la construcción de más cabañas. Dicho descuento no se le otorga a mucha gente.

La iniciativa que ha involucrado a la comunidad, está siendo seguida por las redes sociales y se espera que se copie esta modalidad de ayuda social en otras partes del país.

Hailey comenzó a ayudar a las personas sin hogar hace 4 años cuando vio a alguien en el lado de la calle y le preguntó a su madre si había algo que pudiera hacer. ¡Quien iba a pensar que ese episodio iba a cambiar la vida de muchas personas!

Hailey también recibió una donación de suministros femeninos de una mujer llamada Katie. Esta bondadosa mujer quiso apoyar el noble gesto de Ford y le dijo a la chica que pidiera más suministros si no era suficiente. Ofrecimiento que fue tomado en cuenta.
“Me llamaron Santa Claus”, menciona Hailey muy emocionada. Ella también recibió una donación por valor de 3.000 dólares que utilizó para comprar víveres para satisfacer las necesidades diarias de los niños sin hogar durante la época decembrina.

Desde que compraron el almuerzo a aquel habitante de calle, hasta donar verduras logradas en su propio huerto, esta hermosa niña jamás desistió de sus ideas. Esta niña tiene un corazón precioso y a pesar de su corta edad, es definitivamente una inspiración para todos nosotros.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias