Colombianos re-descubren una flor que se creía extinta hace más de 200 años

El hallazgo en cuestión, fue llevado a cabo por John A. Ocampo Pérez.

Desde 1784 no existían datos de la existencia de la flor colombiana conocida como la Pasionaria de Mariquita. Aunque las esperanzas son las últimas que se pierden, desde el 2007 hasta la fecha, no existían noticias alentadoras por los botánicos.

El  ingeniero agrónomo y especialista en Recursos Genéticos y Mejoramiento John A. Ocampo Pérez, exploró muchos lugares por esta búsqueda. Este profesor de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), no escatimó esfuerzos en ningún momento.

“Fue un trabajo muy dispendioso, sumado a una revisión histórica de botánicos pasados que la pudieran haber registrado, pero tampoco se encontró en 16 herbarios que visitamos en todo el territorio nacional y en el herbario del Museo de Historia Natural de Madrid, en España, donde están las colecciones originales de José Celestino Mutis de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada”, contó el ingeniero a un periódico local.

El equipo que acompañó al reconocido ingeniero se dirigió a las zonas Cundinamarca, Antioquia, Caldas, Quindío, Valle del Cauca, Llanos Orientales y Risaralda pero lamentablemente no obtuvieron resultados. Hasta buscaron en el bosque municipal de Mariquita ubicado al norte del departamento de Tolima.

La Passiflora mariquitensis es una flor con pétalos blancos con una corona de color amarillo vistoso y cuya semilla mide alrededor de 0,9 x 0,6 cm. Sin duda que su apariencia es imponente y muy resaltante.

Para lograr perseverar esta flor se necesita buena humedad, nutrientes, abono y el impacto de la luz del sol. La altitud debe estar entre los 500 y 800 metros sobre el nivel del mar.

“No existía material vegetal seco de referencia en los herbarios sino solamente una pintura, una iconografía que está en el Museo de Historia Natural de Madrid. Ahora tenemos semilla, tenemos planta, la podemos tocar y ver, y la idea es preservarla como símbolo de conservación en el municipio y también en el departamento y en Colombia“, dice el ingeniero Ocampo.

 “Tenemos que pensar en conservar, no tanto en colectar muestras para herbarios, sino realmente enfocarnos en impedir la extinción de las especies”, mencionó la bióloga Velasquez quien participo en la búsqueda.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias