Bióloga trabaja por 30 años cuidando guacamayos azules y los salva de la extinción

Esta mujer lo hizo todo por la especie.

Neiva Guedes observó por primavera vez un guacamayo jacinto en la década de los ochenta. Desde que los conoció quedó sujeta a la belleza de este ejemplar. Y es que el color azul que los identifica es muy llamativo.

En ese momento, la bióloga de profesión pensó que sus nietos no tendrían el privilegio de observarlos, ya que el guacamayo azul está en peligro de extinción. Ante esa verdad contundente, Guedes decidió hacer lo que estuviera a su alcance para evitar la desaparición de esta hermosa ave.

“Hice una maestría en Ciencias Forestales y el guacamayo azul fue el objeto de mi maestría. Terminó convirtiéndose en un proyecto de vida, ya que el trabajo fue tan envolvente que terminé dedicándole casi 30 años”.

La bióloga entró en el Salón de la Fama de los Científicos de la ONU, ya que su vida la dedicó a proteger el hábitat de la especie en cuestión y aunque el reconocimiento es de consideración, Guedes siente que es su obligación con las generaciones futuras.

La tarea duró aproximadamente 30 años, los cuales presentaron desafíos como era de esperarse. Pero los resultados fueron realmente satisfacciones y hoy en día se pueden observar estos ejemplares en estado silvestre.

“Si solo quisiera completar mi maestría, simplemente recolectaría los datos y me iría. Tal vez las guacamayas terminaría. Entonces, hablamos y les mostramos a las personas lo que estábamos cuidando, que tenían el privilegio de vivir junto a las guacamayas y tener esta convivencia armoniosa con las aves todos los días. Es una vida muy agradable, la del pantaneiro tradicional junto con la naturaleza, muy armoniosa”, señaló valerosa mujer en diálogo con National Geographic.

El guacamayo azul tiene como promedio de vida unos cincuenta años, y su reproducción solo se da en ambientes que él considera propicios, como las cavidades de troncos. Se encuentra en pocas partes en el mundo, como las selvas de Brasil, Bolivia y Paraguay. Por estas características, es presa fácil de la extinción.

Lamentablemente el ser humano pone en peligro a otras especies sin medir las consecuencias. La tala desmedida pone en riesgo a esta hermosa ave, sin olvidar la acción de los “coleccionistas”.

‘’Las personas viven con la naturaleza, pero no están atentas. Si no contamos con los niños que son el futuro, con el tema de la naturaleza, se puede perder mucho’’, dijo la bióloga al Living Cycle.

Trabajando conjunto con el Instituto de Guacamayos Azules, la bióloga fue la principal responsable de eliminar a la especie anodorhynchus hyacinthinus (guacamayos azules) de la lista de animales en peligro de extinción. Con su esfuerzo logró lo que pocas personas han logrado en este mundo, evitar que una especie entera desapareciera.

Comentarios

  1. ES UNA BENDICION PARA ESTAS AVES EN PELGRO DE EXTINCION QUE ENCENTREN A UN HUMANO CON ESTE GRAN COMPROMISO DE PELEAR POR ELLAS Y QUE LO LOGREN PORQUE HAY MAS HUMANOS INCONCIENTES TRSTEMENTE, ADELANTE Y CON CUIDADO, SALU2.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias