Países bajos convierte más de 300 paradas de autobuses en jardines para abejas

Los agentes polinizadores cuentan con 316 estaciones ecológicas en Utrech.

La idea de transformar las paradas de autobuses en jardines, no surgió solo en Países Bajos. Existen varios países con iniciativas que colocan el bienestar de todas las especies como principal objetivo.

Ahora bien, la estrategia impuesta en la ciudad emblemática de Utrecht es muy efectiva. Y es que observar los techos de 316 paradas de autobús convertidos en jardines para abejas es una propuesta realmente inspiradora.

En la cuarta ciudad más grande de los Países Bajos, los techos de las paradas del transporte público tienen un diseño interesante y ecológico. Los mismos se encuentran cubiertos por plantas que ayudan a moderar la temperatura y sirven como hogar para los polinizadores.

Aparte de proveer un ambiente propicio para las abejas y demás polinizadores, estos techos pueden almacenar agua de lluvia, así como facilitar la regulación de la temperatura. Esto, sin olvidar el efecto visual destacado que aporta a la ciudad.

Los techos están compuestos por plantas, ya que son ideales para las abejas y su accionar. Adicionalmente, tienen gran resistencia a las altas temperaturas y no necesitan de mucha agua para vivir.

Los usuarios habituales han manifestado que estar en estas paradas les reduce el nivel de estrés considerablemente. Así mismo, algunos trabajadores que participan en el proyecto han visto cómo los habitantes cuidan voluntariamente los jardines sin que nadie les diga nada.

Hasta la fecha, no existen episodios negativos que presenten a las abejas afectando a las personas que estén debajo del techo verde. Las abejas no son para nada impuls¡vas, lo que se debe evitar es dejar los desperdicios de dulces cerca de los asientos de las paradas.

Más de la mitad del total de especies de abejas en el país corre el riesgo de ser extinta por completo. Por lo que la iniciativa de crear un ambiente propicio para su existencia dentro de las ciudades es una labor loable, no solo por su aporte estético, sino por su gran contribución a su conservación.

Estas paradas ecológicas son la continuación de las tantas medidas que Utrecht ha promovido a fin de detener el deterioro medioambiental. Para el año 2028 está proyectada la sustitución del actual sistema de transporte público, por uno que sea totalmente eléctrico.

Dicho proyecto tuvo sus inicios en el año 2019, con la inclusión de 55 buses que empezaron a circular por la ciudad, y cuyo funcionamiento dependía de la energía eléctrica. Esta medida otorgará un elemento adicional para la disminución de gases de efecto invernadero.

Utrecht se vale de la producción eólica de energía para el suministro de toda la demanda requerida. Las ciclovías no han quedado a un lado, pues, se les ha incluido en el proyecto de reestructuración, de esta forma se garantiza su funcionamiento continuo.

Toda iniciativa que se implemente con la finalidad de preservar la flora y fauna, será motivo de orgullo por parte de quienes habitan Utrecht. Además de que estas marcan un precedente, para que otras grandes ciudades se sientan impulsadas a actuar en pro del cuidado y preservación de las especies en peligro de extinción. Así que Utrecht, no será la primera, ni la última ciudad que use paradas verdes.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias