Animales

Perrita adopta a camada de cachorros pitbull que fueron abandonados y los cuida como propios

Sara es una perrita de raza Corgi que adoptó a camada de cachorros pittbull que habían sido abandonados y nos enseñó que el amor no distingue de razas.

Su historia de abandono comenzó al ser rescatada de un criadero de perros, No Dog Left Behind Minnesota fueron quienes la resguardaron luego de haber dado a luz a innumerables veces, cuando llegó a este refugio estaba embarazada y al mismo tiempo el criadero la había abandonado por ‘mala madre‘, cosa que quedó total mente desmentida por los rescatistas quienes observaron el nacimiento de sus crías y la forma como las cuidaba.

“Ella ha sido una madre increíble desde el principio. Ella siempre ama y vigila a sus cachorros. Permite e incluso coloca a sus cachorros en las manos de su familia adoptiva y los revisa cuando los vuelven a colocar ”, dijo a The Dodo Stephanie Easley, voluntaria de No Dog Left Behind Minnesota.

Recientemente el refugio encontró un grupo de cachorros que habían sido abandonados bajo un edificio y se los llevaron para darle las atenciones necesarias.

Los cachorros eran muy pequeños por lo que necesitaban una mejor atención, el biberón no funcionó, en ese momento pensaron en Sara.

“El director del rescate tenía la experiencia y el conocimiento para tratar de mezclar las dos camadas. Debido al instinto maternal de Sara, el director sintió que sería una opción increíble”, dijo Easley.

Ante las opciones disponibles los retratistas decidieron dejárselos a Sara con la esperanza de que ella los cuidara igual que a sus otros bebés, no estaban seguros si sería una buena idea, pero tan pronto los conoció ella demostró que el amor no mide razas y supo de inmediato que tenía que cuidarlos.

Desde el primer momento ella ha estado limpiándolos y cuidándolos como si fueran sus cachorros, ella aceptó a los pequeños como parte de la familia y ahora los alimenta y protege sin importar si los dio a luz o no.

En las imágenes se pueden diferenciar los cachorros claramente, los de ella están un poco más grandes pero esto no ha sido impedimento para que sus nuevos hermanos los acepten, la única diferencia es que ahora son una familia más grande.

Pero todo no fue color de rosa, uno de los cachorros no logró sobrevivir, pero sus hermanos se adaptaron bien y se están alimentado y creciendo cada día más, aunque aún no es clara la raza que son, algunos aseguran que se trata de pequeños pitbull, pero el tiempo es el único que tiene las respuesta.

Sara nos da una gran lección a todos, su amor e instinto maternal salvaron a estos pequeños cachorros que habían quedado a la deriva, por ahora la gran familia crecerá junta hasta que encuentren sus respectivos hogares.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *