Los burros pueden encontrar agua en el desierto, cavan pozos y ayudan a otros animales

El comportamiento amigable de estos es similar al de los elefantes.

Los seres humanos han tenido una buena relación con los caballos y los burros. Lo que estaba por averiguarse era si ellos tenían un comportamiento de empatía con otras especies.

El biólogo Erick Lundgren tenía una teoría que se iba a comprobar de forma interesante. El científico observaba a los elefantes africanos, como ellos cavaban en la tierra agujeros que posibilitaban el acceso al líquido vital. Lundgren creía que los caballos y los burros se comportaban de manera similar.

En una entrevista para una reconocida revista, Lundgren mencionó que existía cierto escepticismo por parte de la comunidad científica que se colocaran burros y caballos en el desierto de Arizona y California por no ser especies autóctonas.“La gente no creía que fuera digno de atención científica”, dijo el científico, que ahora está en la Universidad de Tecnología de Sídney.

La prueba se realizó durante tres veranos en el desierto de Sonora (Arizona y California). Los colaboradores científicos registraron todos los episodios en que los équidos en la búsqueda de agua dejan la posibilidad que ese hoyo les sirva a otros animales y plantas.

Las dudas existían “sobre todo porque los burros y los caballos se consideran agentes perjudiciales para la biodiversidad”, ya que no son especies autóctonas de la región, dijo Lundgren.

Gatos monteses, arrendajos de Woodhouse y jabalinas fueron vistos por las cámaras como una de las especies que tomaban agua en los pozos conseguidos por los burros y caballos.

Los burros y caballos aparecieron en América provenientes de Europa, para contribuir con el transporte ligado a los trabajos agrícolas. Al incorporarse la tecnología, estos pasaron a un segundo plano, pero con presencia en algunas zonas.

Para Lundgren los caballos y los burros actúan como “amortiguadores” contra la extrema variabilidad de los arroyos del desierto de un año a otro. “Los pozos de los burros mantenían el agua en el sistema. Y estos elementos fueron utilizados por casi todas las especies que se pueden ver en el lugar, incluyendo algunas sorprendentes como los osos negros, que no esperábamos encontrar en el desierto”, dijo.

Es posible que el comportamiento de las especies vaya acorde a los cambios climáticos. Esto se ha visto en las emigraciones de aves y mariposas por el calentamiento global. Observar su travesía en épocas no acostumbradas cada día es más frecuente.

Así que solo era cuestión de colocar burros y caballos en un ambiente árido y esperar que su instinto hiciera el resto. Huelga decir que los huecos pueden servir de alternativas a las fuentes de agua ya conocidas.

En los pozos abandonados se observó que su presencia se convertía en potenciales viveros de plantas. Esto como un efecto colateral de la biología, así definida por los detractores de la investigación.

Para Lundgren los pozos serán cada vez más importantes a medida que la actividad humana y el cambio climático reduzcan el número de arroyos perennes en estas regiones.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias