Nacen varias crías del casi extinto Bandicut Oriental y le dan esperanza a la especie

El marsupial ahora se encuentra en otra categoría.

En el año del 2013 el bandicuts oriental se consideró extinto en Australia. La especie que se ha visto diezmada en los últimos años por razones ligadas a la llegada de colonias europeas al continente austral ha tenido una segunda oportunidad de vida.

En décadas pasadas se empezó una iniciativa para la conservación del marsupial. Pero huelga decir que no era suficiente, ya que los campesinos veían a este pequeño animal como un peligro para sus cultivos, por lo que en épocas recientes su existencia era tan poca que se consideró extinta.

El programa empezó en 1989 cuando se tenía conocimiento de 150 ejemplares de bandicuts. Obtener este marsupial, llevarlo a una locación para su reproducción, alimentarlo de forma consiente que no afecte su salud fue todo un proceso bien documentado e interesante.

Zoo Victoria es el grupo ecológico y conservacionista que ha intervenido en la conservación de este marsupial. Alrededor de 1500 bandicuts orientales están ahora esparcidos en distintos sitios, provocando la reclasificación actual.

Cuando la ministra de medioambiente Lily D’Ambrosio anunció la reclasificación el 15 de septiembre de 2021, se avizoró un futuro mucho más brillantes para este marsupial. En la actualidad existen cuatro sitios libres de depredadores naturales de los bandicuts que son Woodlands Historic Park, Hamilton Community Parklands, Mt Rothwell y Tiverton.

Para lograr su nueva clasificación también se trajeron bandicuts de Tasmania con el fin de incentivar su reproducción. También se tuvo que hacer un esfuerzo especial para evitar que los zorros cazaran bandicuts de forma habitual.

El bandicut oriental a los cuatro meses ya se encuentra activo para su reproducción. La gestación en las hembras es de tan solo 12,5 días. Las hembras dan a luz como máximo 4 crías que permanecen en la bolsa orientada hacia atrás durante 55 días. Esta característica natural hace un poco más sencilla la labor de repoblación.

“Los voluntarios comunitarios han tenido un gran rol en los sitios de reintroducción, ayudando a mirar las vallas, contar los bandicuts y remover las plaggas y malezas,” dijo un portavoz de Zoos Victoria.

Desde 1991 Zoos Victoria ha perseguido la diversidad genética de las especies, pero al mismo tiempo ha querido potenciar el equilibrio entre los depredadores y presas naturales como el bandicut oriental.

Este tipo de noticias se escuchan rara vez, por el impacto negativo del modernismo y las emigraciones de especies tomadas por comunidades nómadas. Se espera que el bandicut sea el primero de otras ejemplares que están al borde de la extinción y sean recuperados.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias