Joven se detiene en medio del camino para darle agua a un armadillo sediento

Era imposible que esta acción pasara desapercibida, por lo que no tardó en hacerse viral en las redes.

Cuando se habla de Nelson Cardoso, es alguien con valores muy elevados y con un amplio sentido de responsabilidad en la sociedad. Al momento de encontrarse con el peculiar animalito, no dudó en darle la ayuda que este necesitaba.

Volvía del trabajo montado en su moto, de forma inesperada Nelson se topó con este pequeño amiguito a un costado de la carretera. Estaba tan agotado que cuando le dió agua, no paraba de tomar. Agradeció tanto el gesto, que dejó que Nelson lo mimara, cosa inusual en los armadillos.

Aparentemente el armadillo llevaba varios días sin hidratarse, por lo que era de esperar que se encontrara sin mucho aliento para desplazarse. Esto se debía a que ese día la temperatura estaba muy alta. Así que Nelson decidió hacer una pausa, antes de llegar a casa y echarle una mano.

Daniel cuenta: “Ahí estaba, en ese descampado caliente. A mí todavía me quedaba agua en la botella y pensé que este animalito tenía sed. Dicho y hecho: apenas tiré el agua al piso, se puso contento”.

Lo curioso es que el armadillo tomó el agua de la mano de Nelson directamente. El haber estado por tanto tiempo bajo el sol, inevitablemente lo cansó, así que apenas tuvo contacto con el agua, su desesp3r4ción al tomar el vital líquido era evidente. No es difícil imaginar, lo agradecido que el armadillo se encontraba con Nelson.

Si hay algo difícil de lograr con un armadillo es tocar su lomo, pero en esta ocasión, fue la excepción, ya que el animal ahora veía a Nelson como un amigo, así que se dejó tocar por él como gesto de agradecimiento. No hay duda de que si no tomaba agua en las próximas horas, el desenlace de la historia habría sido otro.

Por fortuna, el armadillo se consiguió con alguien cuya familia tiene amplia trayectoria en el cuidado animal, y para quien es muy natural hacer bien a los animales sin importar su especie.

“Crecimos en una granja con mi abuelo y él siempre nos mostró cómo tratar a las criaturas. Aquí en la finca, el ganado, los perros y los gatos tienen más prioridad que nosotros (…) un ser humano puede tener sed y pasar hambre es doloroso, difícil. Pero el ser humano puede preguntar, usar su inteligencia; ahora, la criatura no tiene cómo expresar que está sintiendo”, afirmó Daniel Cardoso.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mas Noticias